19 de outubro de 2017

idi spaCerca de cincuenta representantes de veinticuatro Conferencias Episcopales de Eu­ro­pa se reunie­ron en Roma del 21 al 23 de sep­tiem­bre para dia­lo­gar e in­ter­cam­bio de opi­nio­nes con los res­pon­sa­bles de la Sec­ción “Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos” del Di­cas­te­rio para la Pro­mo­ción del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral.

Cerca de cincuenta representantes de veinticuatro Conferencias Episcopales de Eu­ro­pa se reunie­ron en Roma del 21 al 23 de sep­tiem­bre para dia­lo­gar e in­ter­cam­bio de opi­nio­nes con los res­pon­sa­bles de la Sec­ción “Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos” del Di­cas­te­rio para la Pro­mo­ción del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral.

Los participantes asistieron a la audiencia del Santo Padre que tuvo lugar en el Va­ti­cano el vier­nes por la ma­ña­na, 22 de sep­tiem­bre. La reunión co­men­za­ba en la tar­de del día 21 con los sa­lu­dos del car­de­nal Jo­sip Bo­za­nić, jefe de la sec­ción “Mi­gra­cio­nes” de la Co­mi­sión Ca­ri­tas in Ve­ri­ta­te de la CCEE. No pu­dien­do asis­tir a la reunión, el Car­de­nal di­ri­gió un men­sa­je a los par­ti­ci­pan­tes en el que re­pa­só los úl­ti­mos años de tra­ba­jo de la Co­mi­sión, mos­tran­do el in­te­rés y los avan­ces de la pas­to­ral de los mi­gran­tes y re­fu­gia­dos en Eu­ro­pa.

El profesor Gian Carlo Bla­gia­do y la profesora Simona Maria Mirabelli, respec­ti­va­men­te pro­fe­sor ti­tu­lar y ayu­dan­te de la Uni­ver­si­dad Mi­lán Bi­coc­ca, pre­sen­ta­ron un aná­li­sis de la en­cues­ta rea­li­za­da en las Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les de Eu­ro­pa so­bre la si­tua­ción de los in­mi­gran­tes y su per­cep­ción en la opi­nión pú­bli­ca. El es­tu­dio de este tra­ba­jo apun­ta al­gu­nos as­pec­tos cla­ve: las ne­ce­si­da­des y las crí­ti­cas re­la­cio­na­das con la cues­tión de los re­fu­gia­dos; el pa­pel de la in­for­ma­ción y de la co­mu­ni­ca­ción so­cial / in­ter­per­so­nal y re­li­gio­sa en el co­no­ci­mien­to y di­vul­ga­ción de este tema; la per­cep­ción de la po­bla­ción na­ti­va ha­cia los mi­gran­tes y los re­fu­gia­dos; las ac­cio­nes e in­ter­ven­cio­nes de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en apo­yo de las po­bla­cio­nes afec­ta­das; la re­la­ción de la Igle­sia con las au­to­ri­da­des del Es­ta­do.

En resumen, si la encuesta muestra la capacidad ineludible de la Iglesia para res­pon­der a los di­ver­sos desa­fíos plan­tea­dos por la cues­tión mi­gra­to­ria, al mis­mo tiem­po, el aná­li­sis mues­tra la ne­ce­si­dad de me­jo­rar la aper­tu­ra, el diá­lo­go, la co­la­bo­ra­ción y el in­ter­cam­bio de re­cur­sos en­tre los di­ver­sos ac­to­res en esta área.

Durante estos días en Roma, los directores nacionales también se han enfrentado a los di­ver­sos re­tos que la mo­vi­li­dad hu­ma­na plan­tea hoy so­bre los Es­ta­dos eu­ro­peos y la co­mu­ni­dad cris­tia­na. Las se­sio­nes de tra­ba­jo han de­mos­tra­do que en to­das par­tes de Eu­ro­pa hay una aten­ción y una ac­ti­tud de bien­ve­ni­da ante el fe­nó­meno ac­tual de la mi­gra­ción: un fe­nó­meno sin pre­ce­den­tes, com­ple­jo y po­li­fa­cé­ti­co – di­je­ron los par­ti­ci­pan­tes -, se tra­ta de un ver­da­de­ro éxo­do de los más de­ses­pe­ra­dos, que lu­chan de­ses­pe­ra­da­men­te por su pro­pio fu­tu­ro.

Al mismo tiempo, hay mu­chas di­fi­cul­ta­des cul­tu­ra­les o so­cia­les que di­fi­cul­tan la in­te­gra­ción y la per­cep­ción mis­ma de este pue­blo iti­ne­ran­te. Se ve la ur­gen­cia evi­den­te de un tra­ba­jo edu­ca­ti­vo que toca a toda la so­cie­dad y a las pro­pias co­mu­ni­da­des cris­tia­nas, para res­pon­der con ge­ne­ro­si­dad y pru­den­cia ne­ce­sa­ria al desa­fío de la aco­gi­da y la in­te­gra­ción. De he­cho, es ne­ce­sa­rio se­guir ade­lan­te edu­can­do en la cul­tu­ra del en­cuen­tro.

La so­li­da­ri­dad y el mie­do son los dos sen­ti­mien­tos con­tras­tan­tes, a me­nu­do ma­ni­fes­ta­dos du­ran­te la reunión, que re­pre­sen­tan bien el am­bien­te ac­tual. Si es cier­to que hay mu­chas ex­pe­rien­cias y de­mos­tra­cio­nes que tes­ti­mo­nian la gran so­li­da­ri­dad de los pue­blos de Eu­ro­pa con quie­nes lle­gan al con­ti­nen­te eu­ro­peo, al mis­mo tiem­po, los Di­rec­to­res Na­cio­na­les tam­bién han sub­ra­ya­do re­pe­ti­da­men­te la per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da del mie­do y la des­con­cier­to en­tre la gen­te, fun­da­men­ta­da en pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos.

El pro­pio Papa Fran­cis­co ex­pre­só su preo­cu­pa­ción “por las ma­ni­fes­ta­cio­nes de in­to­le­ran­cia, dis­cri­mi­na­ción y xe­no­fo­bia que han apa­re­ci­do en va­rias par­tes de Eu­ro­pa, a me­nu­do mo­ti­va­das por la des­con­fian­za y el mie­do al otro, al ex­tran­je­ro, a los di­fe­ren­tes”. (Papa Fran­cis­co a los par­ti­ci­pan­tes en la Reunión Anual de Di­rec­to­res Na­cio­na­les para la Pas­to­ral de los Mi­gran­tes de las Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les de Eu­ro­pa, Ciu­dad del Va­ti­cano, 22 de sep­tiem­bre de 2017).

Para ha­cer fren­te a esta si­tua­ción, la res­pues­ta de la Igle­sia es una re­no­va­da con­fian­za y de­ter­mi­na­ción de no ren­dir­se ante las di­fi­cul­ta­des ac­tua­les, sino el con­ti­nuar con ma­yor ím­pe­tu y con­vic­ción en su la­bor pas­to­ral. Como dijo el Car­de­nal Bag­nas­co: “No nos aban­do­ne­mos, si Je­sús está con no­so­tros, es­ta­re­mos siem­pre con to­dos”.

Pos­te­rior­men­te, en el Pa­la­cio San Ca­lis­to, sede del Di­cas­te­rio para la Pro­mo­ción del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral, los en­car­ga­dos de la Sec­ción “Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos” com­par­tie­ron con los par­ti­ci­pan­tes las prio­ri­da­des y pro­yec­tos so­bre los que tra­ba­ja este Di­cas­te­rio va­ti­cano, y se in­for­mó de la par­ti­ci­pa­ción de la San­ta Sede y la Igle­sia Ca­tó­li­ca en el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción de los “Pac­tos Mun­dia­les 2018”. El de­ba­te se cen­tró en­ton­ces en la me­jor ma­ne­ra de crear una coor­di­na­ción en­tre los di­ver­sos ac­to­res de la pas­to­ral de los mi­gran­tes en Eu­ro­pa (San­ta Sede, Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les Ca­tó­li­cas y or­ga­nis­mos ecle­siás­ti­cos in­ter­na­cio­na­les).

La reunión con­clu­yó el sá­ba­do 23 de sep­tiem­bre con una vi­si­ta al Cen­tro San Saba, di­ri­gi­do por la Aso­cia­ción Cen­tro As­ta­lli (el Ser­vi­cio Je­sui­ta para los Re­fu­gia­dos en Ita­lia), que aco­ge a so­li­ci­tan­tes de asi­lo y de­man­dan­tes de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal.

Fonte: Agencia SIC