26 de julho de 2017

idi spaUn grupo de quince chicas -y un joven gay- llegó este martes a Nogales, Sonora tras cinco días de viaje desde la ciudad de México. El grupo se entregará el viernes a la patrulla fronteriza estadounidense y busca resaltar la problemática que sufren como migrantes.

Un grupo de quince chicas -y un joven gay- llegó este martes a Nogales, Sonora tras cinco días de viaje desde la ciudad de México. El grupo se entregará el viernes a la patrulla fronteriza estadounidense y busca resaltar la problemática que sufren como migrantes.

Jocelyn, una joven trans nicaragüense, cuenta desde un refugio para migrantes en México que tuvo que salir de su país porque muchas amigas suyas fueron asesinadas. En Guadalajara, afirma, fue secuestrada y obligada a trabajar en prostitución, bajo amenaza de muerte.

Adriana, trans de 17 años y guatemalteca, describe una vida de “discriminación, humillación y violación verbal y sicológica”.

Génesis relata violaciones sufridas en el estado de Tabasco, por bandas del crimen organizado y hasta por agentes del Instituto Nacional de Migración de México. “Me obligaron a tener sexo a cambio de lograr luego mi libertad”, dice la joven trans.

Ellas tres son parte de un grupo de quince jóvenes centroamericanas LGBTI, que están viajando hacia el norte en forma organizada como la “Primera Caravana Trans Gay Migrante Ya Basta”. Algunas llevaban algún tiempo viviendo y tratando de obtener refugio en México, otras llegaron hace poco de centroamérica, indicaron portavoces del grupo.

El objetivo: pedir asilo en Estados Unidos y dar atención a los abusos y violaciones sufridas por las mujeres trans en Centroamérica y las migrantes que se atreven a escapar al norte.

El grupo comenzó esta etapa de su viaje el 20 de Julio desde la ciudad de México y este martes 25 llegaron a Nogales, Sonora, desde donde el viernes se entregarán a las autoridades estadounidenses pidiendo asilo, dijo Nakay Flotte, organizador de la Caravana y parte del grupo Diversidad Sin Fronteras.

Flotte habló telefónicamente con La Opinión desde Nogales y explicó que la Caravana tiene varios objetivos, entre ellos “poder observar y ponerle la lupa a lo que es la migracion de personas trans y prevenir la violación sistemática a la que están sometidos”.

Flotte, cuyo nombre completo es Roberto Nakey Flotte, es de Chihuahua y estudia el fenómeno del abuso sexual contra los migrantes trans en México, como parte de su tesis de doctorado en Antropología de la Universidad de Harvard.

“Cuando empecé mi investigación me di cuenta que la violación sexual contra mujeres trans es un tema crítico”, dijo Flotte, quien también es trans. “La mayoría de las trans que llegan a México desde centroamérica son violadas por el crime organizado o por las mismas autoridades”.

Además, la atención mediática ofrece cierta protección al grupo de chicas trans, contra el acoso e insultos y violaciones que a menudo sufren cuando se trasladas por ciertas zonas de ese país, dijo Flotte.

El viernes, los quince migrantes LGBTI, incluyendo las chicas migrantes, en su mayoría de Guatemala y Honduras, un chico gay de El Salvador, la joven nica y una chiapaneca, realizarán una rueda de prensa en Nogales del lado mexicano, mientras grupos trans y activistas harán un evento paralelo del lado de Arizona.

Los asistirá legalmente con los casos de asilo político la abogada Margo Cowan, de Tucson , Arizona y los activistas esperan convencer a las autoridades fronterizas de dejar en libertad bajo palabra “a la mayoría de las muchachas”, dijo Flotte.

Las jóvenes trans, cuyas edades oscilan entre los 20 y 25 años, con excepción de la chica menor de edad ya mencionada, “vienen preparadas mentalmente para la posibilidad de ser detenidas” por las autoridades de Estados Unidos, pero esperan tener mejor suerte con la ley estadounidense que la que tuvieron en México, donde la mayoría no pudo obtener refugio.

Fonte: La Opinion