Nossas redes sociais

¿Por qué la migración mexicana se está frenando?

En Guatemala, algunos analistas ven una versión de lo que era México hace dos décadas: un país que se aproxima a su llamada joroba migratoria, una ola que aumentará y disminuirá como lo hacen normalmente los flujos

No hace mucho, parecía como si cada joven en esta ciudad se dirigiera hacia el norte, como parte de un éxodo masivo desde México que envió a millones de personas a Estados Unidos ilegalmente.

Pero ese flujo ha disminuido a un goteo. La migración de México ha disminuido en un 90 por ciento en los últimos 20 años; Este año, por primera vez en la historia, Guatemala y Honduras están en camino de superarlo como las principales fuentes de inmigración ilegal a los Estados Unidos.

Los hombres y mujeres jóvenes de Uruapan, que ha crecido hasta convertirse en la capital mundial del aguacate, están haciendo algo histórico: se quedan aquí.

José Garduño Hernández, de treinta y tres años, trabaja como ingeniero agrícola, inspeccionando huertos de aguacates que envían sus vegetales a los Estados Unidos.

“Nuestros padres no vieron otra opción que emigrar”, dijo. “Pero para nosotros, vemos alternativas. “Si voy a los Estados Unidos, será como turista”.

Los cambios dramáticos en los flujos migratorios desde México son producto de múltiples factores. Entre ellos: el crecimiento de la economía del país, el envejecimiento de la población, más visas para trabajos temporales y el aumento de la aplicación de las fronteras en los Estados Unidos.

Esos factores pueden parecer poco conectados, pero los analistas dicen que el fuerte descenso refleja un patrón natural que probablemente se repetirá en América Central a medida que las poblaciones de Guatemala y Honduras envejecen y sus economías crecen.

“Eso es lo que muestra la historia de países de todo el mundo”, dijo Douglas Massey, de la Universidad de Princeton, fundador del estudio de 37 años conocido como el Proyecto de Migración Mexicana.

“La migración alcanza su punto máximo y luego baja”, dijo. “Alcanzan un cierto nivel de desarrollo y luego se ralentiza”.

El presidente Donald Trump ha sugerido que la migración se ralentiza mejor mediante la aplicación de la ley, como enviar tropas a la frontera y construir un muro, y cambios en el sistema de asilo de Estados Unidos. El dramático colapso de la migración de México casi no ha recibido atención pública de la Casa Blanca. Pero examinar lo que sucedió aquí podría servir como una ventana útil al futuro de la inmigración a los Estados Unidos.

Menos de 75 mil mexicanos han sido detenidos en la frontera de los Estados Unidos en lo que va del año. El número aprehendido en Guatemala, un país con menos de una séptima parte de la población de México, es más de 132 mil.

En Guatemala, algunos analistas ven una versión de lo que era México hace dos décadas: un país que se aproxima a su llamada joroba migratoria, una ola que aumentará y disminuirá como lo hacen normalmente los flujos.

“La misma historia se desarrolló en Italia, Irlanda y la República Checa muchos años antes de que se desarrollara en México”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política de Migración. “Y probablemente también se desarrollará en América Central, a medida que la población envejece y las economías se expanden. Pero no está predeterminado cuándo o cómo ocurrirá”.

Jorge Durand, un académico de la Universidad de Guadalajara, ha estudiado la migración de la región de Los Altos de Jalisco durante 30 años. Cuando comenzó a trabajar allí, dijo, “era como si todos se fueran a los Estados Unidos”.

Pero cuando Durand regresó para otra ronda de investigación el año pasado, observó “un cambio radical”.

“Las madres una vez tuvieron al menos ocho hijos”, dijo. “Ahora tienen dos. Las mujeres están trabajando, así que por primera vez las familias tienen dos ingresos y la región está llena de oportunidades económicas. Es una de las mayores productoras de huevos del país. Hacen tequila. Hay fábricas de ropa”.

“La gente ahora dice: ‘Si puedo ganar $ 400 por mes aquí, ¿por qué necesito ir a los Estados Unidos?’ “El costo de la vida es mucho más barato. En los Estados Unidos puedes ganar tres veces más, pero no ayuda si necesitas pagar $ 3,000 por un coyote y un alquiler caro”.

Aquí en Uruapan, una ciudad con más de 250,000 habitantes a medio camino entre la Ciudad de México y el Océano Pacífico, los residentes se han beneficiado de un rincón particular de la industria agrícola del país: el auge post-NAFTA en los aguacates.

El ochenta y cinco por ciento de los 4 mil millones de aguacates consumidos en los Estados Unidos el año pasado provino de México. Las exportaciones de aguacate de México valieron $ 2.4 mil millones, lo que ha hecho que la ciudad sea atractiva para los posibles migrantes.

Alejandro Chávez trabajó en San Francisco durante 20 años como obrero de la construcción, construyendo todo, desde casas adosadas hasta edificios altos. Estaba indocumentado, pero sus hijos eran ciudadanos de los Estados Unidos.

Cuando se enteró del crecimiento económico en Uruapan, su ciudad natal, decidió regresar voluntariamente con su familia. Compraron un edificio de apartamentos en una parte de Uruapan llamada Caltzontzin. Ellos alquilan cada una de las cinco unidades por $ 200 por mes.

“No hay razón para que estemos en Estados Unidos cuando podamos ganarnos la vida aquí”, dijo Chávez, de 38 años.

La familia se preocupó brevemente por su hijo de 15 años, Pablo, que se sentía más cómodo en inglés que en español y que se había acostumbrado a su vida en California. Pero la transición de Pablo ha sido más suave de lo esperado.

“Incluso hay un pequeño César aquí”, dijo Pablo. “Sabe exactamente igual que San Francisco”.

En el año 2000, en el pico de la migración mexicana a los Estados Unidos, 1,5 millones de mexicanos fueron detenidos en la frontera. En aquel entonces, los opositores a la inmigración ilegal hablaron sobre una inundación de mexicanos que abrumaban a Estados Unidos.

Pero para 2019, el TLCAN había producido un aumento en las oportunidades económicas. En las últimas dos décadas, el ingreso promedio en México ha aumentado en aproximadamente un 20 por ciento. El logro educativo ha aumentado un 50 por ciento. Los servicios públicos como la atención de la salud han mejorado dramáticamente. Los inmigrantes en los Estados Unidos enviaron miles de millones en remesas a México, que pagó la educación universitaria y proporcionó capital para las pequeñas empresas.

El crecimiento ha sido desigual. El salario mínimo aquí es un poco más de $ 5 por día. Y una gran parte de la población mexicana aún vive en la pobreza extrema: el 60 por ciento en los estados del sur de Oaxaca y Chiapas, por ejemplo. Muchos jóvenes de esos estados ahora están migrando dentro del país para trabajar. Aproximadamente el 4 por ciento de los mexicanos son migrantes internos.

José Bacilio, de 38 años, gana alrededor de $ 25 por día recogiendo aguacates. Piensa en trabajar en los Estados Unidos, pero solo con una visa. Pasó seis meses recogiendo bayas en el sur de California el año pasado con una visa temporal para trabajadores agrícolas. Este año, aproximadamente 300,000 mexicanos recibirán esas visas, conocidas como H-2As, una expansión masiva de años anteriores, que ha disminuido aún más el interés de los mexicanos en la inmigración ilegal.

“La mayoría de mis amigos van con visas o no van”, dijo Bacilio.

Philip Martin es profesor emérito de economía agrícola y de recursos en la Universidad de California en Davis, y editor de Migration News y Rural Migration News.

“El resultado final”, dijo, “es que estamos reemplazando a los trabajadores agrícolas no autorizados que están envejeciendo con los H-2A mexicanos legales”.

Pero mientras los mexicanos ahora tienen un mayor acceso a los programas de visas de los Estados Unidos, relativamente pocas de esas visas se otorgan a guatemaltecos y hondureños, en parte porque esos países están más lejos de la frontera y el transporte de esos trabajadores cuesta más.

La historia demográfica también es importante. En 1995, la edad media de México era de 21 años. El próximo año será de alrededor de 30 años. El auge de los bebés en México ha terminado, debido a una combinación de crecimiento económico y anticoncepción más barata, gracias en parte a la política de planificación familiar del gobierno mexicano. Ese cambio ha llevado a un mercado laboral más flojo ya una población más pequeña de jóvenes, a quienes se considera como los más propensos a migrar.

Los factores duales de una economía mejorada y un envejecimiento de la población han provocado disminuciones en la migración durante cientos de años en Europa y Asia. Parece que esos factores ya están frenando el flujo migratorio de El Salvador, que tiene una población mayor que Guatemala y Honduras, ambos todavía en medio de sus “abultamientos juveniles”. El número de salvadoreños detenidos en la frontera de los Estados Unidos cayó de 72,000 en 2016 a 31,600 en 2018.

La violencia y la inestabilidad política siguen siendo los principales factores que pueden influir en la migración de América Central. Pero por ahora, un gran número de migrantes de Guatemala y Honduras están huyendo principalmente de la pobreza.

Para aquellos que han estudiado la migración aquí, el hecho de que México ya no sea la fuente más grande de inmigración ilegal a los Estados Unidos no es una sorpresa. Siempre fue una inevitabilidad, basada en cómo se estaba desarrollando el país.

“Mucha gente pensó que era un boom que nunca iba a terminar”, dijo Massey. “Pero podía ver cómo se desarrollaban las cosas en tiempo real. Podía ver que se había alcanzado el pico y que las tasas estaban bajando. No hay señales de que alguna vez regrese.

 

Mexico.com

Pular para o conteúdo