10 de julho de 2017

idi spaAlrededor de 500 mil extranjeros residen en Chile, el 89 por ciento de ellos procedentes de países latinoamericanos. El proceso de inmigración se ha intensificado en los últimos años, pero es regulado por una ley de hace 40 años, creada en Dictadura, con una perspectiva de seguridad y control. 

Un centenar de inmigrantes marcharon en Chile, en demanda de una reforma a ley migratoria que les permita trabajar y vivir sin temor en ese país sudamericano.

Recientemente se han producido algunos hechos de violencia y xenofobia contra trabajadores extranjeros, que aunque aislados, preocupan a las organizaciones de migrantes.

Alrededor de 500 mil extranjeros residen en Chile, el 89 por ciento de ellos procedentes de países latinoamericanos. El proceso de inmigración se ha intensificado en los últimos años, pero es regulado por una ley de hace 40 años, creada en Dictadura, con una perspectiva de seguridad y control. Con esta marcha exigen una nueva legislación.

Muchos viven en situaciones irregulares y vulnerables a malos tratos y deportaciones. Piden una amnistía migratoria, un nuevo comienzo para regularizar sus papeles.

Algunos inmigrantes han sufrido agresiones xenófobas, discriminación y racismo. Los discursos de la derecha atizan estos ánimos.

Tres intentos de generar una nueva legislación han fracasado durante el Gobierno de Michelle Bachelet, aunque fue parte de su programa de campaña.

En año de elecciones las organizaciones piden acelerar la reforma de la Ley Migratoria para que se haga cargo de la realidad del país y de las necesidades de los inmigrantes que llegan a trabajar a Chile.

Fonte: Hispantv