17 de agosto de 2017

idi spaExpertos de Naciones Unidas en derechos humanos instaron hoy a la Unión Europea (UE) a no adoptar medidas que conduzcan a más muertes de migrantes en el mar Mediterráneo, como el código de conducta impuesto a las organizaciones de rescate.

Expertos de Naciones Unidas en derechos humanos instaron hoy a la Unión Europea (UE) a no adoptar medidas que conduzcan a más muertes de migrantes en el mar Mediterráneo, como el código de conducta impuesto a las organizaciones de rescate. (PLRadio)

El plan de acciones promovido por la UE para abordar el flujo masivo de personas, incluyendo ese código de conducta, representa una amenaza para la vida y viola los estándares internacionales ‘porque condena a seres humanos inocentes a un mayor sufrimiento’, denunciaron.

Los relatores especiales para los derechos humanos de los migrantes, Felipe González (Chile), y para la tortura, Nils Melzer (Suiza), firmaron una declaración en la que manifestaron serias preocupaciones por las nuevas políticas del bloque en el Mediterráneo.

Impulsado por Italia, con el respaldo de Bruselas, el código de conducta busca detener las operaciones de rescate de organizaciones privadas, bajo el argumento de prevenir y enfrentar el tráfico de personas.

Esos grupos garantizan con sus esfuerzos hasta un 40 por ciento de las acciones de rescate en el Mediterráneo, advirtieron González y Melzer.

De acuerdo con los expertos, restringir las operaciones privadas causará más muertes por ahogamiento en alta mar y disparará el sufrimiento de los migrantes en Libia, donde muchos lidian con encierros prolongados y violaciones de sus derechos.

La solución no puede ser limitar el acceso de embarcaciones de rescate como pretende la UE, ni disparar contra otras, como ha hecho Libia de manera repetida, esto solo multiplicará los casos fatales, en contravención de las obligaciones de salvar todas las vidas posibles, insistieron.

Para los relatores, resulta inaceptable que la Comisión Europea intente trasladar las fronteras de Europa a Libia.

‘Libia no es la solución, allí los migrantes interceptados por la guardia costera padecen detenciones indefinidas y condiciones inhumanas, incluyendo el peligro de muerte, tortura y otras violaciones, con total impunidad’, subrayaron.

González y Melzer llamaron a la UE y a Trípoli a garantizar que más botes de rescate operen en el Mediterráneo, cuyas aguas se han convertido en una ruta para cientos de miles de seres humanos que huyen de conflictos y de la pobreza extrema en el Norte de África, el Medio Oriente y zonas de Asia.

Asimismo, convocaron al bloque europeo a ayudar a Italia y a Grecia, que de manera desproporcionada reciben el impacto del flujo masivo de migrantes.

Más allá de respaldar medidas que aumentan el sufrimiento de esas personas, la UE debería distribuir a los migrantes y refugiados entre todos los Estados miembros del espacio Schengen, demandaron.

Fonte: Prensa Latina