22 de março de 2019

La Oficina de Reubicación de Refugiados, la agencia gubernamental encargada de proteger a los migrantes menores de edad que no viajan acompañados de sus padres o guardianes legales, habría alojado a estos niños en una serie de albergues clandestinos, según ha reportado el portal informativo en la web Reveal.

Según una investigación llevada a cabo por este grupo de periodistas, el Gobierno de Donald Trump no ha revelado la ubicación de varios de los albergues donde aloja a los migrantes menores de edad, ni siquiera a sus abogados.

El reporte señala que estos centros no registrados para menores se encuentran en los estados de Arkansas, Florida, Oklahoma, Pennsylvania y Virginia, pero no han podido especificar de cuántos se trata.

“Como mandata la ley, la ORR (Oficina de Reubicación de Refugiados) ubica a los niños extranjeros en los lugares menos restrictivos que estén en el mejor interés de los niños”, se lee en los lineamientos de esta agencia.

La mayoría de los niños que caen en la custodia del Gobierno primero fueron aprehendidos por la Patrulla Fronteriza, según explica la propia agencia. Una vez que los reciben deben decidir en qué instalaciones los van a alojar.

Para cuidar de ellos, la agencia cuenta con una red de albergues. Sin embargo, en algunas ocasiones pueden colocarlos en alguna instalación fuera de esta red. Usualmente, porque el niño necesita “servicios especializados para casos de necesidad especial”.

De acuerdo con el abogado Holly Cooper, quien representa a un grupo de menores de edad que han presentado una demanda contra la agencia, la falta de registro de los niños que están alojados fuera de su red de proveedores viola el mandato de la corte, establecidos en el caso Flores contra el Gobierno de Estados Unidos, de que los abogados deben tener acceso a un registro completo de todos los niños migrantes bajo el cuidado del Estado.

“Los menores de edad no acompañados con problemas de salud mental que están detenidos son de los niños más vulnerables que hay. Cuando el Gobierno no provee información sobre su localización, pone en tela de juicio los fundamentos más básicos de nuestras instituciones democráticas”, dijo Cooper a Reveal.

La agencia en cuestión aún no se ha pronunciado al respecto. Pero el exdirector Robert Carey dijo al medio citado que esto no era algo que estuvieran haciendo durante la administración del expresidente Barack Obama.

“Estos sistemas tienen una razón de ser. Hay una vulnerabilidad intrínseca en el cuidado de los niños”, dijo Carey.

Uno de los proveedores de la Oficina de Reubicación de Refugiados es el hospital Rollings Hills, en Ada, Oklahoma, de acuerdo con la investigación de Reveal. Este centro médico que atiende a adultos y niños ha sido investigado por casos de abuso de pacientes, que han denunciado huesos rotos y descalabros por maltratos físicos y negligencias.

Fonte: telemundo