15 de fevereiro de 2019

Médicos Sin Fronteras denuncian el peligro de caer en las mafias

Miles de migrantes centroamericanos quedaron varados en México en su viaje hacia Estados Unidos, expuestos a un mayor nivel de violencia a manos de los grupos armados que operan en el país y sumidos en un gran nivel de estrés y ansiedad por lo vivido durante el trayecto y por lo que les pueda deparar el futuro, según ha alertado este miércoles Médicos Sin Fronteras (MSF). Muchos de los que se encuentran en Tijuana, en la frontera con Estados Unidos y donde MSF tiene desde noviembre un equipo de emergencia para atender sus necesidades médicas, llegaron con las caravanas de migrantes que llegaron en los últimos meses de 2018, pero “los migrantes continúan llegando a la frontera”, subraya el coordinador general de MSF en México, Sergio Martín, que precisa: “!Llegan personas que han sido deportadas y otras que esperan la resolución de sus peticiones de asilo”. Todos ellos, subraya, “en vista de las actuales restricciones y el aumento de seguridad en la frontera, se encuentran atrapados en México en condiciones precarias y en riesgo de ser víctimas de las bandas y el crimen que operan en la zona”.

A Médicos Sin Fronteras le preocupa particularmente la salud mental de los migrantes ante la violencia que han experimentado tanto en sus países de origen como en el tránsito por México. Según Alberto Macín, psicólogo de la Organización No Gubernamental, “de cada 10 pacientes atendidos por nuestros equipos, nueve han sufrido algún tipo de tortura psicológica o física”.

diariojaen