24 de abril de 2017

idi spaVeracruz es, junto con Tamaulipas, uno de los estados más peligrosos del país por la desaparición de migrantes centroamericanos; aunque no se tiene registros oficiales, la percepción de las organizaciones no gubernamentales es que en esta entidad, los migrantes son rehenes de grupos de delincuentes.

Veracruz es, junto con Tamaulipas, uno de los estados más peligrosos del país por la desaparición de migrantes centroamericanos; aunque no se tiene registros oficiales, la percepción de las organizaciones no gubernamentales es que en esta entidad, los migrantes son rehenes de grupos de delincuentes.

Los migrantes, cuando pasan por territorio veracruzano tienden a desaparecer, y como no hay quién levante la voz por ellos, o no hay quién los busque, pareciera que el problema no existe.

Lo anterior fue dado a conocer por el activista Cristóbal Sánchez, fundador del colectivo Cultura Migrante, y quien encabeza la Caravana Vía Crucis Refugiados Migrantes 2017, que ayer llegó a la ciudad de México y que tras tres años, retomó el uso de “La Bestia” por unos 300 centroamericanos que atravesaron este jueves territorio veracruzano.

El activista señaló que en ciudades como Coatzacoalcos, Tierra Blanca, Córdoba y Orizaba, la desaparición de migrantes es más intensa.

Los migrantes, para los grupos delincuenciales son una fuente de recursos, son vulnerables y prácticamente invisibles, es por eso que hay muchos secuestros y extorsiones, aseguran.

Los delincuentes piden a los familiares de los migrantes, en Estados Unidos o en sus países de origen, cuantiosas cantidades, los extorsionan, los amenazan y cuando obtiene el dinero, desaparecen al migrante.

De ahí, que los grupos delincuenciales hayan tenido tanto dinero para hacer frente a la guerra contra el narcotráfico que implementó Felipe Calderón y que se sigue extendiendo hasta estos días.

En otros casos, los migrantes son reclutados por los delincuentes para formar parte de sus filas; las mujeres para ser vendidas y explotadas sexualmente. Cuando ya el migrante no les es útil, lo desaparecen, lo matan, no dejan rastro de ellos.

Fonte: La Gente