Nossas redes sociais

Organizaciones pro-inmigrantes se enfocan en voto hispano

idi spaLas organizaciones pro inmigrantes del Área Metropolitana de Washington apuestan al capital de futuros ciudadanos que pueden votar en las elecciones de noviembre. Realizan programas de preparación y asesorías especializadas a residentes permanentes que califican para ciudadanía

Las organizaciones pro inmigrantes del Área Metropolitana de Washington apuestan al capital de futuros ciudadanos que pueden votar en las elecciones de noviembre. Realizan programas de preparación y asesorías especializadas a residentes permanentes que califican para ciudadanía

WASHINGTON, DC.- A medida que se acerca la contienda electoral que decidirá la composición de la Cámara de Representantes y el Senado federal, las organizaciones pro inmigrantes que buscan ampliar la participación de la comunidad hispana en los comicios miran el capital político acumulado a lo largo y ancho del país con los residentes permanentes que califican para la ciudadanía.

En el Área Metropolitana de Washington organizaciones pro inmigrantes –sin previo acuerdo- coinciden en la oportunidad única de participación política y cívica que tiene la comunidad hispana este año.

CASA de Maryland, la organización más robusta en la zona de la capital nacional, ha visto un crecimiento en la demanda de los residentes permanentes que hoy más que nunca valoran el significado de adquirir la ciudadanía.

Para Juan Navarrete, coordinador del Programa de Ciudadanía e Inmigración de CASA, en Falls Church, Virginia, no hay duda que el contexto actual y la presión contra los inmigrantes han hecho despertar a muchos residentes permanentes que sienten el compromiso de participar por el bien propio y del colectivo inmigrante.

“Creo que la comunidad hispana se ha dado cuenta de lo que ha pasado desde noviembre de 2016, y con los cambios que se han estado dando en el tema migratorio, ha entendido que tiene que participar más en los temas políticos y de acción ciudadana si es que desea elegir a los candidatos que a la comunidad le convienen. De algún modo ha comenzado a despertar” afirmó Navarrete.

Para impulsar ese espíritu esta organización ha creado, en función de la demanda y para garantizar el éxito en la aprobación del examen de ciudadanía, algunos paquetes que se adecuan a las necesidades de cada solicitante.

Para empezar aseguró que revisan todo el historial del aspirante como residente permanente y medir, con ese primer acercamiento, el nivel de absorción y conocimiento del idioma inglés y de historia de los Estados Unidos y así ofrecerle la mejor opción para prepararse para el examen.

“Hacemos un cuestionario para saber si la persona tiene algún problema. Si todo está bien avanzamos en su aplicación de ciudadanía y luego ofrecemos las clases para que se prepare para la entrevista de naturalización. Los talleres incluyen al final prácticas de entrevistas con los tutores a modo de simulacros.

Por su parte el Centro de Recursos para Centroamericanos, CARECEN, ha impulsado los programas de ciudadanía este año con cursos trimestrales de clases sabatinas. Esta organización cuenta con más de dos décadas de experiencia en los cursos de naturalización para la comunidad hispana.

El director ejecutivo de CARECEN, Abel Núñez, explicó que además de las clases, los asistentes reciben charlas sobre la responsabilidad de convertirse en nuevos ciudadanos, y el valor del voto como una voz que cuenta para elegir a sus representantes.

Y no solo eso. La ciudadanía ofrece también la oportunidad de hacer peticiones familiares, conseguir mejores empleos y el blindaje para no ser deportado en caso de atravesar algún problema serio, que con la residencia permanente pudiera encausarle un proceso de deportación.

“La ciudadanía permite peticionar a miembros de su familia, tener acceso a mejores oportunidades de trabajo y tener una voz a través del voto y su participación cívica”, recalcó Núñez.

Bajo la consideración que el proceso de solicitud de ciudadanía representa un costo superior a los $700 dólares en pagos al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, USCIS, y que en muchas familias esos fondos no están a la mano, ambas organizaciones: Casa de Maryland y CARECEN ofrecen a través de acuerdos con una financiera local aperturas de micro créditos para costear el proceso con financiamiento a un año de plazo.

Para la organización CASA el momento es clave para impulsar a toda la comunidad hispana a ser participe del proceso electoral.

“Ha cambiado mucho la conciencia de la gente que se quiere hacer ciudadana porque se le ha ido diciendo que su estatus de residencia permanente no es seguro”, puntualizó Navarrete. “El hacerse ciudadano es una forma de hacerse un escudo”, hemos estado haciendo esta campaña y creo que está dando resultado, pero aún queda mucho por recorrer para catapultar hacia una dinámica de verdadero cambio, concluyó.

Fonte: Inmigración – 23/04/2018

Pular para o conteúdo