26 de março de 2018

idi spaPersonas con la vulnerabilidad de la vejez, discapacidades o con enfermedades graves y que necesitan de cuidados permanentes, se preparan para perder a sus cuidadores, debido a los cambios en la política de inmigración federal, reportó el sitio de noticias médicas Kaiser Health News(KHN).

Personas con la vulnerabilidad de la vejez, discapacidades o con enfermedades graves y que necesitan de cuidados permanentes, se preparan para perder a sus cuidadores, debido a los cambios en la política de inmigración federal, reportó el sitio de noticias médicas Kaiser Health News(KHN).

Un aproximado de 59,000 haitianos viven en Estados Unidos bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS), un programa humanitario que les dio permiso para trabajar y vivir aquí después del terremoto de enero de 2010 que devastó a su país, están a punto de tener que regresar a una nación de la que buscaron escapar. Muchos trabajan en el cuidado de la salud, a menudo en trabajos agotadores y de bajos sueldos como asistentes de enfermería o auxiliares de salud en el hogar, aclaró KHN.

Ahora la administración Trump decidió poner fin al TPS para los haitianos, otorgándoles hasta el 22 de julio de 2019, para que abandonen el país o sean deportados.

En Boston luchan por retener a cuidadores

En Boston, la ciudad con la tercera población haitiana más grande del país, KHN asegura que la decisión del gobierno de Trump provocó el pánico entre los titulares de TPS, pero también las súplicas de las agencias de atención médica que dependen del trabajo de este grupo.

Poner fin al TPS para los haitianos “tendrá un impacto devastador en la capacidad de los centros de enfermería especializada para brindar atención de calidad a los residentes débiles y discapacitados”, advirtió Tara Gregorio, presidente de Massachusetts Senior Care Association, que representa 400 centros de atención para personas mayores, en una carta publicado en The Boston Globe. Las instalaciones de enfermería emplean a alrededor de 4,300 haitianos en todo el estado, dijo.

En Massachusetts, 1 de cada 7 puestos de Asistente ertificados de Enfermería (CNA, por sus siglas en inglés) están vacantes, una escasez de 3,000 trabajadores, agregó.

Según el Paraprofessional Healthcare Institute, una organización con sede en Nueva York que estudia la fuerza de trabajo, en todo el país, 1 millón de inmigrantes trabajan en atención directa, incluyendo asistentes de atención personal o auxiliares de atención domiciliaria.

El país enfrenta una grave escasez de ayudantes de salud en el hogar. Con 10,000 Baby Boomers cumpliendo 65 cada día, un déficit aún más serio está por venir, según Paul Osterman, profesor de la Sloan School of Management del Instituto de Tecnología de Massachusetts, dijo a KHN.

Osterman predice un déficit nacional de 151,000 trabajadores de cuidado directo para 2030, una brecha que crecerá a 355,000 para el 2040. Esa escasez aumentará si los trabajadores inmigrantes pierden permisos de trabajo, o si otras industrias elevan los salarios y atraen a los trabajadores de cuidado directo, dijo.

En Massachusetts empezaron a huir a Canadá

Los hogares de ancianos en Massachusetts ya están perdiendo a los trabajadores inmigrantes que abandonaron el país por miedo, en respuesta a los comentarios públicos y las propuestas de inmigración de la Casa Blanca, dijo Gregorio. A nivel nacional, miles de haitianos han huido de Estados Unidos a Canadá, algunos arriesgando sus vidas en largos trayectos a través de la frontera por praderas desoladas, después de saber que el TPS probablemente terminaría, informo KHN.

Según el noticiero KHN, en 2017, fueron 32 proveedores de servicios de salud y grupos de defensa de Massachusetts quienes escribieron al Departamento de Seguridad Nacional, instando al secretario interino a extender el TPS, tratando de proteger a los 4,724 haitianos del estado con ese estatus especial.

“Lo que la gente parece no entender es que las personas de otros países realmente son la columna vertebral de la atención a largo plazo”, dijo la hermana Jacquelyn McCarthy, directora ejecutiva del Centro de Atención Médica Bethany en Framingham en Massachusetts y quien administra una residencia con 170 pacientes.

Ella tiene ocho trabajadores haitianos y salvadoreños con TPS, en su mayoría asistentes de enfermería certificados, y quienes responsablemente cubren turnos de 4:30 a.m. y nunca llaman para decir que están enfermos, dijo ella. Muchos de ellos han trabajado allí durante más de cinco años. Ella dijo que ya tiene seis vacantes CNA y no puede permitirse perder más, reportó KHN.

Fonte: Mundo Hipanico – 26/03/2018