30 de agosto de 2020

En el marco de los 10 años de la masacre de las 72 víctimas migrantes en Tamaulipas, la Congregación de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo Scalabrinianas se une a las familias víctimas con fe y esperanza, pero también con valentía en la búsqueda de verdad, justicia y reparación

Hace 10 años en San Fernando, Tamaulipas – México, fueron hallados 72 cuerpos de personas migrantes fallecidas, 58 hombres y 14 mujeres, provenientes de Guatemala, Honduras, El Salvador, Ecuador y Brasil. Las víctimas fueron torturadas y ejecutadas en un contexto general de violencia y desapariciones. Las circunstancias del hallazgo realizado el 24 de agosto de 2010, el tiempo de muerte de las víctimas y el número de sobrevivientes siguen generando dudas y aún hoy no se tiene certeza del número de sobrevivientes.

El caso de los 72 migrantes fue clasificado como graves violaciones a derechos humanos, donde además ha habido una negación sistemática para que las víctimas puedan acceder a la verdad y la justicia. No hay una investigación exhaustiva de los hechos, no se han investigado delitos como trata de personas, tráfico, desaparición forzada; tampoco hay personas sentenciadas, por lo que lamentablemente a pesar de su gravedad y del tiempo transcurrido permanece en la impunidad.

Ante los pendientes de México, la Congregación exhorta a las autoridades para cumplir las siguientes peticiones de las víctimas:

● Creación de un nuevo modelo de investigación con perspectiva de derechos humanos en la Fiscalía General de la República, que tome en cuenta a la macrocriminalidad como un factor determinante en el caso. Creación de una comisión especial formada con expertos independientes y la configuración de un equipo mixto multidisciplinario con la participación de la Secretaría de Gobernación.
● Diseño e implementación de políticas públicas que garanticen la no repetición de las graves  violaciones cometidas en el caso.
● Promover la coordinación con los países de origen de las víctimas, como Guatemala y Brasil, para realizar la exhumación de los cuerpos, con la participación de expertos forenses independientes para la identificación de los restos mortales.
● Realizar las exhumaciones solicitadas por las familias que tienen dudas sobre los restos mortales que recibieron en el año 2010, identificados por la Procuraduría del Estado de Tamaulipas.
● Garantizar el acceso a los derechos de las víctimas desde sus países de origen, tanto a medidas de atención y asistencia como de reparación del daño, de acuerdo a la Ley General de Víctimas.

Lee el Comunicado oficial aquí