6 de dezembro de 2019

Desde 2015, la Comunidad de Madrid ha abierto expediente de protección sobre casi 4.100 menores migrantes que llegaron a la capital solos

El informe cuenta toda una odisea en un párrafo escueto. El viaje del niño migrante al que pertenece empieza en Asia y tiene paradas en cuatro países antes de llegar a España. Describe los meses consumidos entre barcos, autobuses, caminatas y decisiones arriesgadas. Y resume con lenguaje funcionarial semanas en las que esa vida estuvo en juego. Desde 2015, la Comunidad de Madrid ha abierto expediente de protección sobre casi 4.100 menores migrantes que llegaron a la capital solos, sin un adulto que les acompañara en su viaje desde la otra punta del mundo. Aunque la mayoría procedían de África (2.600 de Marruecos), casi 400 venían desde Asia, según datos obtenidos por EL PAÍS a través del portal de Transparencia.

“La mayoría de los menores que están llegando son varones, entre 15 y 16 años, en un porcentaje del 70%, su origen es marroquí, aunque hayan crecido las llegadas de otras nacionalidades”, se lee en un documento elaborado por la Comunidad en mayo, en el que se describe el hacinamiento del centro de primera acogida de Hortaleza. “Las situaciones de violencia incontrolable vienen dadas frecuentemente por la convivencia en espacios reducidos de menores de distintas nacionalidades con costumbres y realidades muy diferentes, debido a su cultura e historia personal”, recoge el texto. En ese recinto los Tedax han realizado este martes una explosión controlada de una granada de entrenamiento lanzada contra el centro, que en las últimas semanas ha sufrido otros ataques. La policía analiza el artefacto e investiga la autoría.

Los niños y adolescentes llegan hasta Madrid desde las cuatro esquinas del mundo. Los asiáticos pueden hacerlo directamente en avión, como la mayoría de los 176 vietnamitas a los que la Comunidad ha protegido desde 2015. Pero las complicaciones son mayores cuando proceden de Palestina (107), Afganistán (42), Bangladés (40), Siria (19) o Líbano (8). Todos se enfrentan al reto de probar que no han cumplido los 18 años sin hablar castellano, por lo que necesitan un traductor para explicarle su caso a los educadores de Hortaleza, los miembros de las ONG que les ayudan o los abogados que les aconsejan. Y no es un asunto menor. La mayoría de edad marca la diferencia entre tener techo y comida, o pasar frio y hambre.

Entre el 1 de enero de 2015 y el 31 de octubre de 2019, 311 menores ingresados en Hortaleza han tenido que dejar el centro por llegar a la temida fecha en la que cumplen los 18 años. Aunque una veintena de casos fueron protagonizados por españoles, la mayoría de afectados eran migrantes de Marruecos, Vietnam, Afganistán, Somalia, India, Bangladés, Argelia, Perú, Colombia, Irak, Palestina, Uganda…

La determinación de su edad, sin embargo, es un proceso lleno de dificultades. Si traen documentación para demostrarla, la Fiscalía no siempre la considera fiable. Y las pruebas médicas que se emplean para determinar la edad (radiografía de muñeca, exploración del cuerpo para evaluar su desarrollo sexual, o reconocimiento de la mandíbula), tienen un margen de error demasiado alto, según los expertos.

“En su informe ¿Menores o adultos? Procedimientos para la determinación de la edad (2011), el Defensor ya concluyó, tras escuchar a la comunidad científica, que un informe radiológico no puede servir para realizar una fijación científica de la edad”, recordó hace un año el Defensor del Pueblo. “Así, abogaba por establecer unos procedimientos de determinación de la edad rigurosos que no den lugar a fallos que puedan cambiar injustamente el destino de las personas”. Este diario comprobó que hay radiólogos que subrayan esa inexactitud cuando se les comunica que la prueba servirá para determinar el futuro de un migrante.

Entre 2014 y 2018, la Fiscalía ha encargado casi 700 pruebas de muñeca para determinar la edad de menores migrantes llegados a Madrid, según su memoria anual. Más del 30% de los examinados fueron declarados como menores.

Y entonces, ¿qué? ¿Qué ocurre cuando llega el momento de la mayoría de edad oficial? Entre enero y octubre de 2018, hasta 188 menores de Hortaleza cumplieron los 18 años, según datos de la consejería de Asuntos Sociales: 64 pasaron a recursos gestionados por entidades como Cruz Roja, 30 ingresaron en un piso del plan autonomía, 21 se incorporaron a vivir con familiares, 22 solicitaron una ayuda que todavía no había llegado, y 51 no pidieron apoyo, desapareciendo sin dejar rastro. Para ellos, la odisea comenzó de nuevo.

Fonte: elpais.com