10 de fevereiro de 2022

El Comité Nacional para los Refugiados (Conare) anunció este lunes (7) la creación del Observatorio de la Violencia contra los Migrantes y Refugiados, que tendrá como objetivo monitorear las denuncias y procedimientos relacionados con el tema y apoyar el desarrollo de políticas públicas para monitorear los casos y ayudar a diseñar políticas públicas para enfrentar el tema. La decisión se tomó en una sesión plenaria celebrada el 3 de febrero.

El observatorio está formado por funcionarios del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública y del Ministerio de Relaciones Exteriores del país y deberá tener como “primera tarea” el seguimiento de “los casos de violencia contra miembros de la comunidad congoleña en Brasil, especialmente el caso del ciudadano congoleño Moïse Mugenyi Kabagambe, que recientemente fue víctima de un crimen atroz cometido en Río de Janeiro”.

Las imágenes publicadas por la policía el 1 de febrero muestran las agresiones al congoleño, que tuvieron lugar el 24 de enero en el quiosco Tropicália, en una playa de Barra da Tijuca, al oeste de Río de Janeiro.

Tres hombres fueron acusados de homicidio conagravantes, dijo Henrique Damasceno, jefe de policía de la División de Homicidios de Río de Janeiro. En el video, se puede ver a tres hombres golpeando brutalmente a Kabagambe con palos después de una pelea en el establecimiento.

Los padres de la víctima afirman que había acudido al lugar para cobrar una deuda, pero los agresores dijeron que había iniciado una pelea en el lugar, donde había trabajado como dependiente.

Kabagambe fue enterrado el 30 de enero en el cementerio de Irajá en medio de protestas de amigos y familiares, con música y danza africana. Llegó a Brasil en 2011 huyendo de los conflictos armados en la República Democrática del Congo.

Indagación

La fiscalía de Río de Janeiro ha abierto una investigación para esclarecer la muerte del congoleño. La indagación deberá investigar los vínculos laborales entre las partes.

El informe apunta a un posible empleo sin derechos laborales y que puede calificarse de condiciones de esclavitud bajo trabajos forzados, con xenofobia y racismo. La investigación se lleva a cabo en paralelo a las investigaciones penales.

El sábado (5) se organizó una protesta frente al quiosco Tropicália, que reunió a defensores de la igualdad racial y los derechos humanos.

 

Fonte:Agência Brasil